Metilprednisolona
vitalis

Corticoide sistémico

INDICACIONES: La administración endovenosa de METILPREDNISOLONA está indicada en las siguientes situaciones:

Enfermedades endocrinas: Insuficiencia corticoadrenal primaria o secundaria (la hidrocortisona o la cortisona es el medicamento de elección; también se pueden usar los análogos sintéticos en conjunto con los mineralocorticoides en donde aplique; en la infancia es de particular importancia el uso de los mineralocorticoides como complementos).

Insuficiencia adrenocortical aguda (la hidrocortisona o la cortisona son los medicamentos de elección los complementos mineralocorticoides pueden ser necesarios particularmente cuando se utilizan los análogos sintéticos).

Preoperatoriamente y en caso de la presencia de un trauma o una enfermedad seria en pacientes con insuficiencia adrenal conocida o cuando la reserva adrenocortical es dudosa.

Hiperplasia adrenal congénita, tiroiditis no supurativa e hipercalcemia asociada con cáncer.

Enfermedades reumáticas: Como terapia adjunta de administración de corto plazo (para ayudar a que el paciente supere un episodio agudo o alguna exacerbación) en:

Osteoartritis postraumática, sinovitis de osteoartritis, tenosinovitis aguda no específica, artritis reumatoide incluyendo artritis reumatoide juvenil (algunos casos selectos pueden requerir una terapia de mantenimiento de baja dosis), bursitis aguda o subaguda, epicondilitis, artritis gotosa aguda, artritis psoriásica y espondilitis anquilosante.

Enfermedades del colágeno: Durante una exacerbación o como terapia de mantenimiento en casos selectos de:

Lupus eritematoso sistémico (y nefritis luposa), carditis reumática aguda, dermatomiositis sistémica (polimiositis), poliarteritis nodosa y síndrome de Goodpasture.

Enfermedades dermatológicas: Pénfigo, eritema multiforme severo (síndrome de Stevens-Johnson), dermatitis exfoliativa, micosis fungoides, dermatitis herpetiforme bulosa, dermatitis seborreica severa y psoriasis severa.

Estados de alergia: Control de trastornos alérgicos severos o incapacitantes resistentes a estudios adecuados de tratamiento convencional en:

Asma bronquial, dermatitis de contacto, dermatitis atópica, rinitis alérgica de estación, reacciones de hipersensibilidad a medicamentos, reacciones de transfusiones urticariales, enfermedad del suero y edema laringeal agudo no infeccioso (epinefrina es el medicamento de o continua primera opción).

Enfermedades oftálmicas: Alergias severas agudas y crónicas y los procesos inflamatorios donde se involucren a los ojos como:

Herpes zoster oftálmico, iritis iridociclitis, reacciones de hipersensibilidad al medicamento, coriorretinitis, uveítis posterior difusa, neuritis óptica, conjuntivitis alérgica, úlcera marginal corneal alérgica y queratitis.

Enfermedades gastrointestinales: Ayuda a que el paciente supere un periodo crítico de la enfermedad en:

Colitis ulcerativa (terapia sistémica) y enteritis local (terapia sistémica).

Enfermedades respiratorias: Sarcoidosis sintomática, beriliosis, tuberculosis pulmonar fulminante o diseminada cuando se usa concurrentemente con la quimioterapia antituberculosis apropiada, síndrome de Loeffler que no se pueda manejar por otros medios y neumonitis de aspiración.

METILPREDNISOLONA es benéfico como terapia adjunta en el tratamiento de pacientes con SIDA con neumonía por Pneumocystis carinii severa cuando se les administra durante las primeras 72 horas de iniciar el tratamiento antineumocistis. Debido a la elevada proporción de reactivación de la tuberculosis en pacientes con SIDA se debe considerar la administración de una terapia antimicobacteriana si se usan los corticosteroides en este grupo de alto riesgo. Los pacientes deben observarse respecto a la activación de otra infección latente.

Enfermedades hematológicas: Anemia hemolítica adquirida (autoinmune), trombocitopenia idiopática púrpura en adultos (solamente I.V. está contraindicada la administración I.M.), trombocitopenia secundaria en adultos, eritroblastopenia (anemia RBC) y anemia hipoplásica (eritroide) congénita.

Enfermedades neoplásicas: Para el manejo paliativo de:

Leucemia y linfomas en adultos, leucemia aguda en infantes y cáncer terminal.

Para mejorar la calidad de vida en pacientes con cáncer terminal.

Estado edematoso: Para inducir la diuresis o la remisión de proteinuria en el síndrome nefrótico sin uremia del tipo idiopático o que se deba a lupus eritematoso.

Sistema nervioso: Edema cerebral de un tumor primario o metastático y/o asociado con terapia quirúrgica o de radiación o trauma en la cabeza.

Las exacerbaciones agudas de esclerosis múltiple.

Daño agudo a la médula espinal. El tratamiento debe iniciarse a las ocho horas de haber sufrido el daño.

Condiciones cardiovasculares: Se puede presentar un choque secundario a la insuficiencia adrenocortical o un choque sin respuesta a la terapia convencional cuando se presenta una insuficiencia adrenocortical. (La hidrocortisona generalmente es el fármaco de elección. Cuando no se desea la actividad mineralocorticoide se puede preferir la metilprednisolona). Aunque no hay estudios clínicos bien controlados (doble ciego con placebo) los datos de los modelos experimentales animales indican que METILPREDNISOLONA puede ser útil en choque hemorrágico traumático y quirúrgico sin respuesta a la terapia estándar (por esto es reemplazo de líquidos, etc.).

Otros: Meningitis tuberculosa con bloqueo subaracnoideo o bloque inminente cuando se utiliza concurrentemente con la quimioterapia antituberculosis adecuada.

Triquinosis con complicaciones neurológicas o del miocardio.

Trasplante de órganos.

Prevención de náuseas y vómitos asociados con la quimioterapia del cáncer.

FARMACOCINÉTICA: La metilprednisolona es un esteroide con propiedades antiinflamatorias potentes mayores que la prednisolona y con menor tendencia a retener agua y sodio que la misma prednisolona. El succinato sódico de metilprednisolona tiene las mismas acciones metabólicas y antiinflamatorias que la metilprednisolona.

Cuando se aplica en forma parenteral y en cantidades equimolares los dos componentes son equivalentes en actividad biológica.

La potencia relativa de METILPREDNISOLONA y el succinato sódico de hidrocortisona en la depresión del conteo de eosinófilos posterior a una administración intravenosa es por lo menos de 4 a 1. Esto concuerda con la potencia relativa de la metilprednisolona e hidrocortisona por vía oral.

METILPREDNISOLONA es convertido por el hígado en un metabolito inactivo mucho más lentamente que la hidrocortisona (vida media de 56 minutos).

METILPREDNISOLONA produce concentraciones tisulares más altas y más rápidas porque no se une tanto a la seroalbúmina y al complejo proteico de almacenamiento (transcortina) como la hidrocortisona (el 80% de la hidrocortisona circulante se encuentra unida a proteínas).

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN

Como terapia adjunta en condiciones donde peligra la vida: La dosis recomendada de METILPREDNISOLONA es de 30 mg por kg de succinato sódico de metilprednisolona administrado por vía I.V. en un periodo de por lo menos 30 minutos. Esta dosis se puede repetir cada 4 - 6 horas hasta por 48 horas. Dosis en pulso: Para enfermedades con respuesta a los corticosteroides en exacerbación y/o sin respuesta a la terapia estándar (por ejemplo nefritis lupus artritis reumatoide etc.). Los esquemas sugeridos son:

Trastornos reumáticos: 1 g/día por 1 2 3 o 4 días I.V. o 1 g/mes por 6 meses I.V. Lupus eritematoso sistémico: 1 g/día por 3 días I.V. Esclerosis múltiple: 1 g/día por 3 días I.V. o 1 g/día por 5 días I.V. Estados edematosos por ejemplo: Glomerulonefritis nefritis lupus: 30 mg/kg cada tercer día por 4 días I.V. o 1 g/día por 3 5 o 7 días I.V. El régimen se debe administrar por lo menos en 30 minutos y se puede repetir si no se ha presentado alguna mejoría en una semana después de la terapia o conforme lo determine la condición del paciente.

Cáncer terminal-calidad de vida: Los estudios prospectivos controlados han demostrado que METILPREDNISOLONA de 125 mg administrados intravenosamente diariamente por hasta ocho semanas mejora significativamente la calidad de vida en pacientes con cáncer terminal. Prevención de náusea y vómito asociado con la quimioterapia del cáncer:

Esquemas sugeridos

Quimioterapia de leve a moderadamente emetogénica: Administrar METILPREDNISOLONA de 250 mg I.V. en un periodo de por lo menos 5 minutos una hora antes de la quimioterapia al inicio de la quimioterapia y al tiempo de la descarga. También se puede usar una fenotiacina con la primer dosis de METILPREDNISOLONA para incrementar el efecto.

Quimioterapia severamente emetogénica: Administre METILPREDNISOLONA Solución inyectable de 250 mg I.V. en por lo menos 5 minutos con la dosis adecuada de metoclopramida o una butirofenona una hora antes de la quimioterapia luego METILPREDNISOLONA Solución inyectable 250 mg I.V. al inicio de la quimioterapia y al momento de la descarga.

Daño a la médula espinal: Para el tratamiento del daño agudo a la médula espinal administre intravenosamente 30 mg de metilprednisolona por kg de peso corporal en un bolo de dosis en un periodo de 15 minutos seguido de una pausa de 45 minutos y luego continúe con una infusión de 5.4 mg/kg por hora durante 23 horas. Debe existir un sitio separado intravenoso para bombear la infusión. El tratamiento debe iniciar a un máximo de ocho horas del daño.

Neumonía por Pneumocystis carinii en pacientes con SIDA: Se han utilizado numerosos programas de dosificación. Un método es administrar 40 mg de METILPREDNISOLONA cada 6 a 12 horas con una disminución gradual en un máximo de 21 días o hasta el final de la terapia pneumocística. La terapia debe iniciar dentro de las primeras 72 horas de iniciar el tratamiento antineumocístico.

En otras indicaciones: La dosis inicial variará de 10 a 500 mg dependiendo del problema clínico a ser tratado. Se puede requerir de dosis mayores para el manejo a corto plazo de condiciones severas o agudas. La dosis inicial de hasta 250 mg se debe administrar intravenosamente en un periodo de por lo menos 5 minutos y si es mayor a 250 mg se debe administrar en por lo menos 30 minutos. Las dosis subsecuentes se pueden administrar intravenosamente o intramuscularmente en intervalos dependientes de la respuesta del paciente y la condición clínica. La terapia con corticosteroides es adjunta y no en sustitución a la terapia convencional.

Para infantes y niños la dosis se puede reducir pero esto dependerá de la severidad de la condición y la respuesta del paciente más que por la edad o el tamaño. Debe ser menor a 0.5 mg por kg cada 24 horas.

METILPREDNISOLONA Solución inyectable (metilprednisolona succinato sódico) se puede administrar por inyección intravenosa o intramuscular o mediante infusión intravenosa el método de preferencia para el uso en una emergencia inicial es la inyección intravenosa.

Compatibilidad y estabilidad: La compatibilidad I.V. y la estabilidad de las soluciones de succinato sódico de metilprednisolona con otros medicamentos en mezclas intravenosas depende del pH la concentración el tiempo la temperatura de la mezcla y la capacidad de la metilprednisolona a solubilizarse. Por lo tanto para evitar problemas de compatibilidad y estabilidad siempre que sea posible se recomienda que METILPREDNISOLONA se administre por separado de otros medicamentos ya sea se empuje I.V. a través de una cámara de medicamentos I.V. o como una solución I.V. de “arrastre”.

Preparación de las soluciones: Para preparar las soluciones para la infusión intravenosa primero reconstituya METILPREDNISOLONA Solución inyectable (succinato sódico de metilprednisolona) como se indica. La terapia se puede iniciar administrando METILPREDNISOLONA intravenosamente en un periodo de por lo menos 5 minutos (p. ej., dosis de hasta 250 mg) a por lo menos 30 minutos (esto es dosis de 250 mg o más). Las dosis subsecuentes pueden ser retiradas o administradas similarmente. Si se desea el medicamento se puede administrar en soluciones diluidas mezclando el producto reconstituido con dextrosa al 5% en agua solución normal dextrosa al 5% en cloruro de sodio al 0.45% o al 0.9%; las soluciones resultantes son estables física y químicamente por 48 horas.

Los productos parenterales deben inspeccionarse visualmente que no contengan material particulado y decoloración antes de su administración siempre que la solución y el contenedor lo permitan.

CONTRAINDICACIONES Y ADVERTENCIAS: Infecciones fungosas sistémicas, úlcera gástrica, osteoporosis, pacientes psicóticos en estados de agitación, pacientes diabéticos, tuberculosis localizada, insuficiencia cardiaca, hipertensión arterial, deficiencia crónica renal y uremia.

PRECAUCIONES: Estudios recientes no establecen la eficacia de METILPREDNISOLONA en el choque séptico y sugieren que el incremento en la mortalidad se puede presentar en subgrupos de alto riesgo (esto es creatinina elevada mayor a 2.0 mg o infecciones secundarias).

En pacientes con terapia con corticosteroides que están sujetos a un estrés no común está indicado el incremento de la dosis de corticosteroides de acción rápida antes durante y después de la situación estresante.

Los corticosteroides pueden enmascarar algunas señales de infección y pueden aparecer nuevas infecciones durante su uso. Puede haber una resistencia disminuida y la inhabilidad de localizar las infecciones cuando se estén usando corticosteroides. Las infecciones con cualquier patógeno incluyendo virus bacterias hongos protozoarios o infecciones helmínticas en cualquier sitio en el cuerpo puede estar asociado con el uso de corticosteroides solos o en combinación con otros agentes inmunosupresores que afecten la inmunidad celular la inmunidad humoral o la función neutrófila. Estas infecciones pueden ser leves pero pueden ser severas y en ocasiones fatales. Al incrementar la dosis de los corticosteroides aumenta la frecuencia de presencia de complicaciones infecciosas.

La administración de vacunas vivas o vivas atenuadas están contraindicadas en pacientes que reciban dosis inmunosupresoras de corticosteroides. Las vacunas muertas o inactivadas pueden administrarse a pacientes que reciban dosis inmunosupresoras de corticosteroides; sin embargo la respuesta a dichas vacunas puede ser disminuida. Los procedimientos de inmunización indicados pueden emplearse en pacientes que reciban dosis de corticosteroides no inmunosupresoras.

El uso de METILPREDNISOLONA (succinato sódico de metilprednisolona) en tuberculosis activa debe restringirse a aquellos casos de tuberculosis fulminante o diseminada en donde los corticosteroides se usan para el manejo de la enfermedad en conjunto con el régimen antituberculosis adecuado.

Si los corticosteroides están indicados en pacientes con tuberculosis latente o reactividad a la tuberculina se requiere de una observación cercana ya que se puede presentar la reactivación de la enfermedad. Durante la terapia prolongada de corticosteroides estos pacientes deben recibir quimoprofilaxis.

Debido a que en raras ocasiones se han presentado reacciones anafilácticas (p. ej., broncospasmos) en pacientes que reciben terapia con corticosteroides parenterales se deben tomar las medidas de precaución apropiadas antes de la administración especialmente cuando el paciente tiene un historial de alergias a cualquier medicamento.

Existen reportes de arritmias cardiacas y/o colapsos circulatorios y/o paro cardiaco después de la administración rápida de grandes dosis I.V. de succinato sódico de metilprednisolona (mayores a 0.5 g administrados en un periodo menor a 10 minutos). Se ha reportado bradicardia durante o después de la administración de grandes dosis de succinato sódico de metilprednisolona y puede no estar relacionado a la velocidad o la duración de la infusión.

Este producto contiene alcohol bencílico. Se ha reportado que el alcohol bencílico está asociado con un síndrome de jadeo fatal en infantes prematuros.

Los corticosteroides deben utilizarse con precaución en pacientes con herpes ocular simple por temor de perforación corneal. Daños psíquicos pueden aparecer cuando se usan corticosteroides variando desde euforia insomnio cambios de actitud cambios de personalidad y depresión hasta manifestaciones francamente psicóticas. También la existencia de inestabilidad emocional o tendencias psicóticas se pueden agravar con los corticosteroides.

Los corticosteroides se deben usar con precaución en colitis ulcerativa no específica si existe la probabilidad inminente de perforación absceso u otra infección piogénica. También se debe tener cuidado cuando se usan esteroides como terapia directa o adjunta en diverticulitis anastomosis intestinales frescos úlcera péptica activa o latente insuficiencia renal hipertensión osteoporosis y miastenia grave.

Debido a que las complicaciones del tratamiento con glucocorticoides dependen del tamaño de la dosis y la duración del tratamiento se debe tomar la decisión del riesgo sobre el beneficio en cada caso particular tanto como la dosis y duración del tratamiento como si se debe seguir una terapia diaria o intermitente.

Se han reportado convulsiones con el uso concurrente de metilprednisolona y ciclosporina. Dado que la administración concurrente de estos agentes da como resultado una inhibición mutua del metabolismo es posible que las convulsiones y otras reacciones adversas asociadas con el uso individual de cualquiera de los medicamentos sea más probable que se presente.

Se ha descrito una miopatía aguda con el uso de altas dosis de corticosteroides la mayoría se presentan en pacientes con trastornos en la transmisión neuromuscular (por ejemplo miastenia gravis) o en pacientes que reciben una terapia concomitante con fármacos bloqueadores neuromusculares (p. ej., pancuronium). Esta miopatía aguda es generalizada puede involucrar los músculos oculares y respiratorios y provocar una cuadriparesis. Se puede presentar una elevación en la creatinina cinasa. La mejoría clínica o la recuperación después de interrumpir los corticosteroides puede requerir de semanas a años.

Se ha reportado que el sarcoma de Kaposi se presenta en pacientes que están recibiendo la terapia con corticosteroides. La descontinuación de los corticosteroides puede dar como resultado una remisión clínica.

REACCIONES ADVERSAS: Las siguientes reacciones adversas son típicas para todos los corticosteroides sistémicos.

Su inclusión en esta lista no necesariamente indica que la reacción específica se haya observado con esta formulación en particular.

Trastornos en fluidos y electrólitos: Retención de sodio. Insuficiencia cardiaca congestiva en pacientes susceptibles. Hipertensión. Retención de fluidos. Pérdida de potasio. Alcalosis hipocaliémica.

Musculosquelético: Miopatía esteroidal. Debilidad muscular. Osteoporosis. Fracturas patológicas. Fracturas por compresión vertebral. Necrosis aséptica. Ruptura de tendones particularmente el tendón de Aquiles.

Gastrointestinales: Ulceración péptica con posible perforación o hemorragia. Hemorragia gástrica. Pancreatitis. Esofagitis. Perforación del intestino.

Se han observado incrementos en la transaminasa de alanina (ALAT SGPT) transaminasa de aspartame (ASAT SGOT) y fosfatasa alcalina después del tratamiento con corticosteroides. Estos cambios generalmente son pequeños y no están asociados con algún síndrome clínico y son reversibles con la descontinuación.

Dermatológicos: Deterioro del sanado de heridas. Petequias y equimosis. Piel delgada frágil.

Metabólico: Balance de nitrógeno negativo debido al catabolismo de proteínas.

Neurológico: Incremento en la presión intracraneal. Seudotumor cerebral. Trastorno psíquico. Accesos.

Endocrino: Irregularidades menstruales. Desarreglo del estado de Cushing. Supresión pituitaria-eje adrenal.

Disminución de la tolerancia de carbohidratos. Manifestaciones de diabetes mellitus latente. Incremento de los requerimientos de insulina o agentes hipoglucémicos en diabetes. Supresión del crecimiento en niños.

Oftálmico: Cataratas subcapsulares posteriores. Incremento en la presión intraocular. Exoftalmía.

Sistema inmune: Enmascaramiento de infecciones. Infecciones latentes que se estén activando. Infecciones oportunistas. Reacciones de hipersensibilidad incluyendo anafilaxis. Posibles reacciones de supresión a las pruebas de la piel.

Las siguientes reacciones están relacionadas a la terapia con corticosteroides parenterales: Reacciones anafilácticas alérgicas con o sin colapso circulatorio paro cardiaco broncospasmo arritmia cardiaca hipotensión o hipertensión.

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA: Algunos estudios en animales han mostrado que los corticosteroides cuando se administra a la madre a dosis elevadas pueden causar malformaciones fetales. No se han realizado estudios reproductivos en humanos adecuados con corticosteroides. Por lo tanto el uso de este medicamento en mujeres embarazadas o que estén en etapa de lactancia o con posibilidad de estar embarazadas requieren que los beneficios del medicamento sean evaluados cuidadosamente contra los posibles riesgos tanto a la madre como al embrión o al feto. Debido a que no hay una evidencia adecuada de la seguridad en mujeres embarazadas este medicamento debe utilizarse solamente si es claramente necesario en este grupo de pacientes.

Los corticosteroides cruzan fácilmente la placenta. Los bebés nacidos de mujeres que han recibido dosis sustanciales de corticosteroides durante el embarazo deben observarse y evaluarse cuidadosamente respecto a signos de insuficiencia adrenal. No existen efectos conocidos de corticosteroides sobre el parto. Los corticosteroides son excretados en la leche materna.

Debido a que la prednisolona se excreta en la leche materna es razonable asumir que todos los corticosteroides se excretan también. No existen datos específicos para succinato sódico de metilprednisolona.

TRATAMIENTO EN CASOS DE SOBREDOSIS:
No existe el síndrome clínico de sobredosificación aguda con METILPREDNISOLONA Solución inyectable (succinato sódico de metilprednisolona). La metilprednisolona es dializable.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS: La metilprednisolona tiene un amplio espectro de uso clínico y por lo tanto se utiliza concomitantemente con numerosos medicamentos. Las interacciones resumidas en la siguiente tabla son las conocidas o las que tienen posible significado clínico. La necesidad de un ajuste en la dosificación de cualquiera de los medicamentos dependerá de la situación clínica el régimen de dosificación prescrito y la respuesta clínica observada. Las interacciones enlistadas tienen ya sea una base farmacocinética o farmacodinámica.

Clase de
Medicamento

Medicamento(s) involucrado(s)

Medicamento(s) afectado(s)

Mecanismo

Implicación clínica

Terapia antibiótica/antifúngica

Troleandomicina
Eritromicina
Ketoconazol
Rifampicina

Metilprednisolona

Inhibición de las enzimas: Eliminación de MP reducida.

Aumenta los efectos clínicos y secundarios de la metilprednisolona.

Metilprednisolona

Inducción de enzimas: Depuración incrementada.

Puede reducir la eficacia: Tal vez se requiera de un ajuste de dosis.

Anticolinesterasa

Neostigmina
Piridostigmina

Anticolinesterasa

Precipitación de crisis miastérica.

Anticoagulantes

Anticoagulantes orales o heparina

Anticoagulantes

Incrementa o disminuye el vendaje. Monitorear la respuesta. Ajuste de dosis.

Anticonvulsivantes

Por ejemplo: fenobarbitona, fenitoína.

Metilprednisolona

Inducción de enzimas: Incremento de la depuración de metilprednisolona.

Puede reducir la eficacia de la metilprednisolona.
Monitorear la respuesta clínica. Ajuste de dosis si es necesario.

Medicamentos antidiabéticos

Por ejemplo: Insulina, gibenclamida, metformina

Antidiabéticos

Efectos diabetogénicos del corticosteroide.

Puede dañar el control de la glucosa. Monitorear los niveles de glucosa y ajuste la dosis de la terapia con antidiabéticos.

Agentes antihipertensivos

Todos los antihipertensivos.

Antihipertensivo

Efecto mineralocorticoide del corticosteroide provocando un incremento en la presión sanguínea.

Puede provocar una pérdida parcial del control hipertensor.

Medicamentos cardioactivos

Digoxina y glucósidos relacionados

Digoxina

El corticosteroide induce la pérdida de potasio (efecto mineralocorticoide).

Potenciación de la toxicidad de la digoxina.

Diuréticos

Todos los diuréticos disminuidores de potasio, por ejemplo, la furosemida

Pérdida de potasio.

Incrementa la toxicidad.
Monitorear los niveles de K+ y complementar en caso de ser necesario.

Agentes inmunizantes

Vacunas vivas: Poliomielitis, BCG, paperas, sarampión, rubéola, viruela.

Vacuna

El corticostecoide indujo la inmunosupresión.

Puede observarse una toxicidad incrementada de la vacuna. Se puede presentar una enfermedad viral diseminada.

Vacunas virulentas muertas.

Vacuna

Respuesta inmune dañada.

Respuesta reducida a la vacuna.

Inmunosupresores

Metotrexato.

Metilprednisolona

Efécto sinérgico sobre el estado de la enfermedad inhibición mutua del metabolismo.

Se puede dar la reducción de la dosis del corticosteroide.
Monitorear los niveles de ciclosporina A. Ajuste la dosis conforme sea necesario.

Ciclosporina (CYA)

Ambos

Agentes bloqueadores neuromusculares

Pancuronio

Pancuronio

Regresión parcial del bloqueo neuromuscular.

Psicoterapéuticos

Ansiolíticos.
antipsicóticos.

Medicamento SNC activo

Efectos del SNC del corticosteroide.

Recurrencia del pobre control de los síntomas del SNC.
Se puede requerir un ajuste de dosis.

Salicilatos

Salicilatos

Incrementa la depuración y disminuye los niveles plasmáticos.

Disminución aparente en la eficacia del salicilato o la toxicidad del salicilato sobre la reducción de la dosis del corticosteroide.

Agentes simpaticomiméticos

Por ejemplo, el salbutamol.

Incremento en la respuesta a los agentes simpaticomiméticos.

Eficacia incrementada y toxicidad potencialmente incrementada.

condiciones de almacenamiento: Consérvese en lugar fresco y seco a temperatura inferior a 30 °C. Protéjase del calor y la luz.

PRESENTACIONES: 500 mg, caja por 1 y 10 frascos con polvo liofilizado para reconstituir a solución inyectable (Reg. San. No. INVIMA 2009M-0009196).

VITALIS S. A. C. I.