Quetiazic®

Comprimidos

Tratamiento del trastorno bipolar
Tratamiento de la esquizofrenia

(Quetiapina)

COMPOSICIÓN: Cada COMPRIMIDO de QUETIAZIC® 25 contiene 25 mg de quetiapina. Cada COMPRIMIDO de QUETIAZIC® 100 contiene 100 mg de quetiapina. Cada COMPRIMIDO de QUETIAZIC® 200 contiene 200 mg de quetiapina.

ACCIÓN TERAPÉUTICA: Antipsicótico atípico antagonista de los receptores de dopamina D2 y antagonista de los receptores de serotonina 5-HT2A.

INDICACIONES

Tratamiento de la esquizofrenia.

Tratamiento como monoterapia o terapia coadyuvante de las crisis maníacas del trastorno bipolar.

Tratamiento como monoterapia de los episodios depresivos del trastorno bipolar.

Tratamiento como coadyuvante con un fármaco estabilizador del ánimo (litio o ácido valproico) en la fase de mantenimiento para la prevención de episodios maníacos o depresivos del trastorno bipolar.

ACCIÓN FARMACOLÓGICA: La quetiapina hace parte del grupo de los antipsicóticos atípicos. El mecanismo de acción en esquizofrenia y trastorno bipolar está relacionado con su acción antagonista sobre los receptores de dopamina tipo 2 (D2) y sobre receptores de serotonina tipo 5-HT2A.

Adicionalmente tiene actividad sobre otros receptores, que no contribuye a su efecto terapéutico pero está relacionado con ciertos eventos adversos. P. ej., produce somnolencia por su acción antagonista sobre los receptores de histamina tipo H1, y puede inducir hipotensión ortostática por el antagonismo sobre receptores a1 adrenérgicos. Quetiapina carece de actividad sobre receptores muscarínicos de acetilcolina o sobre los receptores de benzodiacepinas.

FARMACOCINÉTICA: Luego de su administración oral se absorbe en forma rápida y completa observándose niveles máximos en el hombre 1,5 horas posteriores a la toma. La biodisponibilidad por vía oral es cercana al 100% al comparar las tabletas con una formulación en solución. Esta absorción no se altera por las comidas. La vida media de quetiapina es de 5.8 horas en hombres y 6.6 horas en mujeres. En dosis terapéuticas un 83% del medicamento está unido a las proteínas plasmáticas. La quetiapina tiene un metabolismo de predominio hepático, principalmente a través de reacciones de sulfoxidación por parte de la enzima citocromo P450 (CYP) 3A4. Los metabolitos son inactivos, siendo el más importante norquetiapina. En estado de equilibrio la concentración molar de norquetiapina equivale al 35% en comparación con quetiapina. La vida media de este metabolito es de 12 horas.

POSOLOGÍA Y MODO DE ADMINISTRACIÓN: Quetiapina debe administrarse en una posología progresiva que se adaptará de acuerdo con cada paciente.

El esquema posológico recomendado es

Esquizofrenia en adultos: El primer día 25 mg cada 12 horas. Los días 2 a 4 incrementos de 25 a 50 mg cada 8 o 12 horas hasta llegar a una dosis límite de 300 - 400 mg diarios. A partir de ese momento pueden realizarse incrementos de 25 - 50 mg cada 12 horas, con un intervalo mínimo de dos días entre ajustes. La dosis terapéutica recomendada es de 150 mg a 750 mg diarios.

Esquizofrenia en adolescentes de 13 a 17 años

Día 1: 25 mg cada 12 horas.

Día 2: 50 mg cada 12 horas.

Día 3: 100 mg cada 12 horas.

Día 4: 150 mg cada 12 horas.

Día 5: 200 mg cada 12 horas.

A partir de esta dosis se toleran ajustes de hasta 100 mg diarios para alcanzar el rango terapéutico de 400 mg a 800 mg diarios.

Esquizofrenia en adolescentes de 13 a 17 años

Día 1: 25 mg cada 12 horas.

Día 2: 50 mg cada 12 horas.

Día 3: 100 mg cada 12 horas.

Día 4: 150 mg cada 12 horas.

Día 5: 200 mg cada 12 horas.

A partir de esta dosis se toleran ajustes de hasta 100 mg diarios para alcanzar el rango terapéutico de 400 mg a 800 mg diarios.

Monoterapia o terapia coadyuvante en adultos con episodios de manía asociada a trastorno bipolar

Día 1: 50 mg cada 12 horas.

Día 2: 100 mg cada 12 horas.

Día 3: 150 mg cada 12 horas.

Día 4: 200 mg cada 12 horas.

A partir de esta dosis se toleran ajustes de hasta 200 mg diarios para alcanzar el rango terapéutico de 400 mg a 800 mg diarios.

Monoterapia en adolescentes y niños mayores de 10 años con manía asociada al trastorno bipolar

Día 1: 25 mg cada 12 horas.

Día 2: 50 mg cada 12 horas.

Día 3: 100 mg cada 12 horas.

Día 4: 150 mg cada 12 horas.

Día 5: 200 mg cada 12 horas.

A partir de esta dosis se toleran ajustes de hasta 100 mg diarios para alcanzar el rango terapéutico de 400 mg a 600 mg diarios.

Depresión bipolar en adultos

Día 1: 50 mg en la noche.

Día 2: 100 mg en la noche.

Día 3: 200 mg en la noche.

Día 4: 300 mg en la noche.

La dosis terapéutica recomendada para el tratamiento de la depresión bipolar en adultos es de 300 mg en una dosis única administrada en la noche.

Como terapia coadyuvante de mantenimiento en adultos: 400 mg a 800 mg diarios repartidos en dos dosis. Por lo general corresponde a la dosis que se alcanzó para controlar los síntomas maníacos o depresivos en la fase aguda. Se administra combinado con un estabilizador del ánimo (litio o ácido valproico).

Posología en poblaciones especiales: El género, grupo étnico o el tabaquismo no influyen sobre la farmacocinética de quetiapina. En ancianos la velocidad de depuración se reduce en un 30 - 50% y puede ser necesario comenzar la titulación con una dosis más baja y hacer los incrementos en forma más gradual. Incluso puede ser necesario realizar ajustes en la dosis final.

En pacientes con insuficiencia hepática la depuración de quetiapina puede disminuir en 25% y las concentraciones plasmáticas aumentar en 40%, lo cual puede requerir un ajuste en la dosis. Debido a que la excreción de quetiapina y sus metabolitos por la orina es mínima, no se requiere ajustar la dosis en pacientes con insuficiencia renal.

Existe poca información sobre el uso de quetiapina en el embarazo. A partir de estudios en animales se concluye que existe riesgo potencial de malformaciones fetales y por tal motivo sólo se justifica su administración en mujeres gestantes cuando los beneficios superan estos riesgos potenciales. Tampoco se recomienda su empleo en mujeres que se encuentran lactando.

La seguridad y eficacia de quetiapina sólo ha podido ser determinada en esquizofrenia para mayores de 13 años y en episodios maníacos para mayores de 10 años. Se desconoce su efecto en niños de edades menores.

CONTRAINDICACIONES: Hipersensibilidad a la quetiapina o cualquiera de los componentes de la formulación.

PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS: Este producto puede modificar la capacidad de reacción en la conducción de vehículos o la manipulación de maquinarias.

Los antipsicóticos atípicos, incluida quetiapina, aumentan el riesgo de muerte en ancianos con demencia y que requieren el uso de estos medicamentos por presencia de síntomas psicóticos asociados.

Existe un riesgo incrementado de pensamientos y conductas suicidas en niños, adolescentes y adultos jóvenes que toman medicamentos con acción antidepresiva, y cursan con depresión mayor u otras enfermedades psiquiátricas.

Como sucede con otros antipsicóticos, el uso de quetiapina puede asociarse en algunos casos a la presencia de síntomas extrapiramidales como temblor, distonía o parkinsonismo.

El uso de antipsicóticos está relacionado con riesgo de desarrollar síndrome neuroléptico maligno, que obliga a la suspensión inmediata del medicamento y la instauración de medidas de soporte.

La administración de quetiapina, al igual que cualquier otro antipsicótico, puede inducir disquinesia tardía a largo plazo.

El uso de antipsicóticos atípicos, incluida quetiapina, puede empeorar una diabetes mellitus subyacente e inducir complicaciones como cetoacidosis, estado hiperosmolar y muerte en personas susceptibles. Al iniciar el tratamiento debe realizarse un seguimiento de las cifras de glicemia en pacientes con diabetes mellitus o factores de riesgo para desarrollarla, y estar atentos a síntomas que permitan sospechar la presencia de hiperglicemia no controlada, como poliuria, polidipsia y polifagia.

Se ha observado un efecto sobre el perfil lipídico al emplear quetiapina, asociado con un aumento del colesterol total, LDL y triglicéridos. Por tal motivo se recomienda realizar determinaciones de lípidos séricos al inicio y durante el transcurso del tratamiento.

Es posible un incremento de peso durante el tratamiento con quetiapina y por tal motivo debe vigilarse períodicamente el peso corporal.

Se puede presentar hipotensión ortostática, que se manifiesta como mareo, taquicardia y síncope, especialmente al comenzar el tratamiento con quetiapina o con los aumentos de la dosis.

En niños y adolescentes puede presentarse aumento de la presión arterial.

Un evento adverso infrecuente pero potencialmente grave de los antipsicóticos atípicos es la presencia de agranulocitosis, por lo cual se recomienda un seguimiento periódico del hemograma durante los primeros meses de tratamiento.

A largo plazo puede presentarse un ligero aumento en el riesgo de cataratas. Se recomienda un examen oftalmológico semestral para determinar el estado del cristalino.

Se han informado casos de intervalo QT prolongado en pacientes con sobredosificación de quetiapina, lo cual puede predisponer al desarrollo de arritmias cardiacas fatales.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS: La quetiapina es metabolizada por el sistema microsomal hepático y por consiguiente puede interactuar con otros medicamentos que inducen o inhiben las enzimas hepáticas.

La fenitoína es un inductor potente de la enzima CYP3A4 y aumenta la velocidad de depuración de quetiapina en cinco veces. Por el mismo mecanismo la administración de tioridazina incrementa la depuración de quetiapina en un 68%. Por el contrario, el uso de ketoconazol, un inhibidor enzimático, reduce el metabolismo del fármaco en un 84%.

No se presentan interacciones farmacocinéticas entre quetiapina y otros moduladores del ánimo como ácido valproico o litio. Tampoco se observan cambios con el uso simultáneo de fluoxetina, imipramina, haloperidol o risperidona.

La quetiapina puede potenciar el efecto sedante de otros fármacos y debe emplearse con precaución en personas que utilizan medicamentos con efecto sobre el sistema nervioso central.

Por su tendencia a generar hipotensión postural, puede potenciar el efecto de ciertos antihipertensivos.

En personas con enfermedad de Parkinson, puede antagonizar el efecto de levodopa y los agonistas dopaminérgicos.

Debe emplearse con precaución en personas que reciben diuréticos u otros fármacos con efecto sobre los electrolitos séricos, pues el uso concomitante con quetiapina incrementa el riesgo de prolongación del intervalo QT y los trastornos del ritmo cardiaco.

Los antipsicóticos en general, incluida quetiapina, deben emplearse con precaución en personas con antecedente de epilepsia, por la probabilidad de reducir el umbral convulsivo.

Quetiapina puede originar resultados falsos positivos para metadona y antidepresivos tricíclicos.

Durante el tratamiento con quetiapina se puede observar un aumento transitorio de las enzimas hepáticas, especialmente la alanino aminotransferasa (ALT). Por lo general los valores retornan a la normalidad al cabo de tres semanas.

REACCIONES ADVERSAS

Los eventos adversos más frecuentes, que tienen una incidencia = 5%, y el doble de frecuencia en comparación con placebo en adultos son los siguientes: Somnolencia, letargia, sequedad oral, mareo, estreñimiento, dolor abdominal, astenia, hipotensión ortostática, faringitis, aumento de peso, elevación de alanino aminotransferasa (ALT) sérica y molestias abdominales.

En niños y adolescentes los eventos adversos más frecuentes son: Somnolencia, mareo, fatiga, aumento de apetito y del peso corporal, náusea, emesis, sequedad oral y taquicardia.

SOBREDOSIFICACIÓN: Se han informado casos de sobredosificación aguda con quetiapina con dosis hasta de 30 gramos. Se conoce de deceso con una dosis de 13,6 gramos. Los síntomas de sobredosificación más frecuentes son somnolencia, sedación, taquicardia e hipotensión. En caso de sobredosificación se recomienda el uso de medidas generales de soporte, asegurar la vía aérea y mantener una adecuada oxigenación. Puede considerarse la administración de carbón activado y forzar la diuresis, así como la administración de líquidos endovenosos. Es importante realizar una supervisión cardiovascular continua ante el riesgo de arritmias cardiacas e hipotensión. En algunos casos ha sido necesaria la administración de antiarrítmicos para controlar las arritmias o simpaticomiméticos para revertir la hipotensión. En caso de presentarse reacciones extrapiramidales agudas debe administrarse un medicamento anticolinérgico endovenoso. No existe un antídoto específico para la sobredosificación de quetiapina.

PRESENTACIÓN: QUETIAZIC® 25, caja que contiene 30 comprimidos de 25 mg (Reg. San. INVIMA 2009M-0009536). QUETIAZIC® 100, caja que contiene 30 comprimidos de 100 mg (Reg. San. INVIMA 2009M-0009538). QUETIAZIC® 200, caja que contiene 30 comprimidos de 200 mg (Reg. San. INVIMA 2009M-0009396).

TECNOFARMA, S.A., INTERNACIONAL